Método
Desde mis inicios como diseñadora gráfica, me di cuenta que, al cliente finalmente le gustaba el proyecto que yo veía más claro, aunque el resultado fuera distinto de lo que habíamos hablado en nuestra primera entrevista.
Por ello, para un proyecto de diseño gráfico, de packaging, de imagen corporativa o de espacios efímeros, siempre presento dos o tres alternativas, después de tener las entrevistas que sean necesarias con el cliente para conocer, a fondo el producto, las estrategias comerciales y de marketing, y los objetivos a alcanzar.